Buscar Noticias

5 bebidas que no pueden faltar en tu bar

5 bebidas que no pueden faltar en tu bar

Si te gusta hacerte unos cócteles o simplemente tener algunas espirituosas para beber de vez en cuando hay algunas botellas que no pueden faltar en tu bar hogareño.  Antes de empezar me gustaría aclarar algunas obviedades: en este tema no hay límites ni gustos preestablecidos, ni tampoco obligaciones.  Esta selección fue pensada para acercar una variedad de bebidas básicas, puede que alguna nunca entré en tu barcito o que haya otras que predominen, ahí es cuando aparece nuestro perfil personal.

 

Whisky: no hay un home bar que se precie si no tiene al menos un whisky escocés.  Mi recomendación iría porque tengas dos: un blended y un single malt.  Los blended son los más usuales, con marcas afamadas como Johnnie Walker, J&B, Chivas Regal y están compuestos por una mezcla de maltas de distintos tipos de granos.  En cambio, los single malt solo están elaborados con cebada malteada, Glenfiddich, Jura, o Dalmore son grandes opciones.  Los primeros tienden a ser más intensos y complejos, los segundos más delicados y sedosos, aunque más caros.  El del whisky es todo un mundo en sí mismo, así que te invito a tener la cabeza abierta a ir por estilos más que por marcas.  Otra buena idea podría ser sumar uno norteamericano como Jack Daniel’s o Jim Beam, de estilo más dulce.

 

Vodka: si te gusta jugar un poco al barman, el vodka no te puede faltar.  Su sabor bastante neutro te permite combinarlo con una infinidad de ingredientes.  Como pasa con todo hay distintas calidades, pero sin gastar una fortuna podés tener uno muy bueno y ser la estrella de la coctelería hogareña con una simple búsqueda en Internet.  Otra opción son los vodkas saborizados que cada vez ganan más espacio en el mercado.  Algunas marcas para tener en cuenta son los clásicos como Absolut, Smirnoff o Sobiesky, pero también hay opciones Premium como Grey Goose Orange o Ultimat.

 

Gin: la ginebra ha acompañado durante años los bares de nuestro país.  Tras algunos años de caer en cierto desprestigio el gin está otra vez de moda y hay toda una legión de amantes del gin tonic y otros tragos que se pueden preparar con esta noble bebida.  La mejor opción es ir por los importados donde hallaremos todo un arco iris de precio, empezando por clásicos como Tanqueray o Beefeater hasta la alta gama de Hendrick’s o The Botanist.  Si te gusta el gin, no te podés perder la mejor opción nacional: Príncipe de los Apóstoles, que en su composición incluye la yerba mate.

 

Tequila: siempre que haya gente reunida el tequila es sinónimo de fiesta así que no te puede faltar.  Hay una serie de tragos clásicos como el Tequila Sunrise, Margarita o Paloma que son fáciles de hacer y siempre gustan, pero también el tequila admite beberse solo, en especial un buen tequilla reposado.  José Cuervo y Patrón son dos etiquetas indiscutibles con varias opciones de añejamiento y calidad.

 

Bitters y vermouths: estamos viviendo un gran auge de la coctelería y buena parte de ello se debe a los bitters (amargos) y vermouths que pasaron a ocupar un lugar estelar al encarecerse otros productos importados.  Tener en casa un Campari, Pimm´s, Gancia o Fernet son algo indispensable y te permiten una infinidad de tragos simples y 100% disfrutables.

 

Otras: el mundo de los destilados y licores es tan grande que no podemos cerrar esta lista aquí, pero tampoco quería hacerla interminable.  Algunas bebidas que pueden ser estrellas de tu “bargueño” pueden ser un Ron, ideal para acompañar un buen puro o preparar cocteles; la clásica Grappa, con opciones cada vez más Premium; Cognac, para paladares distinguidos; Bailey’s o Amaretto, para una dulce sobremesa; licores de hierbas complejos como el Jägermeister o el Chartreuse; o los infaltables licores de los más variopintos sabores.

Ariel Rodriguez
Provengo del mundo de las letras, pero siempre me definí como un entusiasta del vino. Fui aprendiendo poco a poco sobre el noble brebaje, escuchando a otros, leyendo libros, asistiendo a degustaciones, etc. y se me ocurrió la idea de comunicar sobre lo que me gustaba. Mi blog se convirtió en un espacio de crítica libre, un hobby para despuntar el vicio de la escritura, hablar sobre lo que bebo y mil reflexiones más que se me ocurren sobre el mundo del vino argentino. La ausencia de vínculos comerciales, me permite una voz libre y sincera de la que quiero hacerlos parte.

También te puede interesar

Deja tu comentario