Buscar Noticias

CON QUE VINO ACOMPAÑAR EL SUSHI

CON QUE VINO ACOMPAÑAR EL SUSHI

En su simpleza, el sushi puede ser una comida muy complicada de maridar.  Hay sushi de austeridad oriental y hay variantes occidentales (y hasta argentinas) que buscan la complejidad de los ingredientes.  Encima nosotros tenemos la tendencia a remojar las piezas en mucha salsa de soja y wasabi, dos ingredientes bastante invasivos.

Con el maridaje lo que buscamos es armonizar, encontrar un acuerdo entre nuestros platos y nuestra bebida.  Así que tenemos que buscar vinos que vayan bien con pescados crudos, que no se sientan amargos o de sabor metálico con la salsa de soja, que corten la grasitud del salmón y el queso Philadelphia, y que no opaquen la comida misma.

Con dignísimas excepciones, vamos a descartar los vinos tintos con cuerpo y taninos.  Dejemos sí los tintos delicados al estilo del Pinot Noir y otros de vinificación similar.  La austeridad, acidez y levedad del Pinot Noir podrán acompañar muy bien el delicado equilibrio de unos makis.  De ser posible, buscá Pinots con poco (o nada) paso por madera, así tendrás fruta más fresca y taninos más suaves.

A la hora de elegir, la balanza se inclina por los blancos jóvenes.  Tienen todo para ser un gran maridaje: acidez y una paleta de aromas y sabores que van de lo frutado a lo herbáceo y combinan muy bien con el sushi.

Pescados, especialmente el salmón crudo, y mariscos son un clásico con los blancos.   Lo ideal es buscarlos secos, con marcada acidez.  Esta combinación favorece la salivación y limpian el paladar, cortando la sensación grasa de algunos ingredientes y acompañando la sensación ácida de otros.  Un Chardonnay sin madera de Valle de Uco podría acompañar muy bien y aportar un extra con su fruta.  Otra opción son los Sauvignon Blanc de climas fríos como la altura de Gualtallary o las latitudes patagónicas, su acidez natural y los toques herbáceos secundan a la perfección cualquier roll.  Si te animás a algo más exótico, probá con un Torrontés salteño de estilo seco y después me contás.

Hay quienes defienden el sushi con blancos dulces.  No es una mala combinación si el dulzor está balanceado con la acidez, pero en todo caso el maridaje es algo cansador y el paladar se llena de sensaciones pesadas.

Mi favorita, sin embargo, es la combinación entre el sushi y el vino espumoso.  Tiene todo lo que buscábamos en los blancos (frescura, acidez, aromas), pero más delicado y con burbujas.  Muchas veces los blancos antes mencionados tapan todo lo que tiene para ofrecer la exquisitez japonesa.  La “champaña” nos dará un armonioso acompañamiento que no tapa con sus sabores y aromas y que de hecho realza el platillo.  Las burbujas son un factor clave para aportar frescura y limpiar la boca entre pieza y pieza.

Otras opciones a la hora de elegir una bebida para el sushi son las tradicionales: sake y té (verde o blanco, principalmente).  Sino, uno de los favoritos de oriente es la cerveza.  Si, aunque no sea la primer bebida que nos viene en mente, la cerveza tiene los atributos que buscábamos en los vinos, más las burbujas y un toque de amargor que acompaña muy bien.  La preferencia general apunta a cervezas livianas que se toman bien frías y eso ayuda con lo salobre de la salsa de soja y el picante del wasabi.

Si no se te ocurrían variantes para acompañar tu próximo pedido, ahora tenés una linda paleta de opciones. Alguna de ellas te sorprenderá.

Ariel Rodriguez
Provengo del mundo de las letras, pero siempre me definí como un entusiasta del vino. Fui aprendiendo poco a poco sobre el noble brebaje, escuchando a otros, leyendo libros, asistiendo a degustaciones, etc. y se me ocurrió la idea de comunicar sobre lo que me gustaba. Mi blog se convirtió en un espacio de crítica libre, un hobby para despuntar el vicio de la escritura, hablar sobre lo que bebo y mil reflexiones más que se me ocurren sobre el mundo del vino argentino. La ausencia de vínculos comerciales, me permite una voz libre y sincera de la que quiero hacerlos parte.

También te puede interesar

Deja tu comentario