Buscar Noticias

¿Qué son los Vinos “Jóvenes”?

¿Qué son los Vinos “Jóvenes”?

Seguramente en más de una ocasión escuchaste la expresión “vino joven” y como suele pasar con él, a veces confuso, lenguaje del vino te entraron dudas, ¿un vino joven es aquel recién salido al mercado? ¿es un vino que necesita guardarse? ¿es un estilo, una gama de precio? ¿es peor que los “no jóvenes”?

Tratemos de clarificar y simplificar las cosas.  Un vino joven es aquel que no tiene crianza en barricas o donde se minimiza lo más posible el contacto con la madera.  Es decir que suelen ser vinos del año o de la añada anterior cuando salen al mercado.  Si bien no tienden a ser añejados, algunos descansan brevemente en barricas o se les incorporan chips (pedacitos) de roble para darles un “toque”.

Los vinos jóvenes tienen mucho para ofrecer: unos aromas más netos que se destacan por la fruta fresca, lo floral y las hierbas, dependiendo del tipo de uva; una expresión muy clara que puede sugerirnos modernidad y donde podemos notar claramente el varietal; mayor frescura por su buena acidez natural, lo que los hace vivaces y fáciles de beber.

Con la crianza en barricas no quiere decir que todas esas características desaparezcan, pero sí que se transforman.  Los vinos se vuelven más complejos, suaves, ganan aromas y sabores que naturalmente no están.  Por otra parte, adquieren la estructura suficiente para volverse vinos de guarda y tolerar largos años en nuestras cavas hasta encontrar el momento óptimo para ser bebidos.

Como por lo general la mejor uva se destina a esos vinos con largas guardas en toneles, existe la creencia de que los vinos jóvenes son de inferior calidad.  La frase que dice que cuanto más viejo es el vino tanto mejor no ayuda mucho tampoco.  La sencillez de un vino joven pareciera ser su pecado, pero tenemos que entender que no todo es absoluto.  No todos los vinos añejados en roble evolucionan bien y tampoco quiere decir que un vino joven no pueda gustarnos más.

En nuestro país, dejando de lado los vinos de mesa más económicos, tenemos uvas de excelente calidad que permitieron hacer un producto que nos abrió las puertas de los mercados de todo el mundo.  En ese sentido, tenemos hermosos vinos jóvenes donde el Malbec se destaca por su frutosidad y estilo.

Lo dicho anteriormente no significa que los vinos reserva y gran reserva sean una mentira, sino que los vinos jóvenes también tienen mucho para ofrecer.  Son perfectos para el verano y los días de calor, momentos distendidos como una fiesta, una reunión informal, la coctelería, para conocer un varietal, para iniciarse de a poco e ir profundizando en este maravilloso mundo del vino, para descorchar sin preocupaciones.  Como siempre decimos, hay que encontrarle el momento y no pretender de ellos lo que no tienen.

Algunas recomendaciones:

Ariel Rodriguez
Provengo del mundo de las letras, pero siempre me definí como un entusiasta del vino. Fui aprendiendo poco a poco sobre el noble brebaje, escuchando a otros, leyendo libros, asistiendo a degustaciones, etc. y se me ocurrió la idea de comunicar sobre lo que me gustaba. Mi blog se convirtió en un espacio de crítica libre, un hobby para despuntar el vicio de la escritura, hablar sobre lo que bebo y mil reflexiones más que se me ocurren sobre el mundo del vino argentino. La ausencia de vínculos comerciales, me permite una voz libre y sincera de la que quiero hacerlos parte.

También te puede interesar

Deja tu comentario