Buscar Noticias

¿Con que combinar las comidas de fin de año?

¿Con que combinar las comidas de fin de año?

Ya hablamos en otra nota acerca de que en las Fiestas de fin de año se suele comer hasta el hartazgo y también dijimos que la moderación es la clave para evitar disgustos y mallas que no nos entran.  Lo cierto es que en estas celebraciones se suele comer mucho y muy variado.  Siempre hay una picadita para empezar; principales de lo más variopinto como asado, lechón, pescados; confites, turrones, chocolates; y el momento del brindis.

Si bien solemos buscar un vino, o un estilo de vino, que salga airoso con cada platillo, aceptemos que es un reto algo complicado.  Por eso vamos a repasar algunas sugerencias de maridaje para que elijas la opción que más te guste.  O todas.

 

Entradas

Siempre me gusta sorprender y recibir a mis invitados con algún trago fácil de hacer y de beber, efectivo y con espíritu navideño.  El Kir Royal se prepara con unas 8 o 9 partes de vino espumoso y una o dos partes de licor de cassis.  Algunos consejos: servirlo bien frío, verter primero el licor y, para lograr mejores resultados, usar productos de calidad.  Las burbujas de Las Perdices son garantía siempre, ricos y balanceados.  Las Perdices Brut Nature por su bajo nivel de azúcar iría perfecto para no empalagar con el licor agregado.

Las entradas de fiambres van a ir bien con vinos jóvenes y ligeros.  Un tinto como el Andeluna 1300 Merlot es una buena opción por su estilo frutado y ágil. Para otros entrantes como el inefable vitel toné y otras entradas frías (huevos rellenos, melón con jamón, áspic, etc) mi elección iría para el lado de un blanco fresco y frutado como el Críos Torrontés de Susana Balbo Wines.  Dicho sea de paso, la picada con blancos también está muy bien.

 

Principales

Cada mesa navideña es única y variopinta.  Es usual la colaboración con alguna especialidad que se conjuga con asado, lechón o pavita.  Puede ser el único platillo o que esté todo junto en las mesas más pantagruélicas y concurridas.  Así, el que quiera el perfecto maridaje estará en problemas o tendrá que acercar muchas botellas a la mesa.

Si la opción elegida va por el lado del asado criollo, mi opción es un tinto como el Malbec o Cabernet Sauvignon.  Asado con Malbec ya es prácticamente una garantía constitucional y el Cabernet y sus taninos siempre se llevaron bien con las carnes a la parrilla.  Algunas opciones de Malbecs sabrosos y siempre cumplidores son Terrazas Single Vineyard Finca Las Compuertas  Malbec o El Enemigo Malbec; para salirnos de las marcas clásicas a la hora de elegir un Cabernet te propongo Pascual Toso Reserva Cabernet Sauvignon o Fin del Mundo Reserva Cabernet Sauvignon.

En el caso de que el plato principal no sean carnes rojas, pero estén muy adobadas, repetiría las opciones anteriores,  si no iría por un rosado como La  Argentine de Malartic.

 

Postre y brindis

A la hora en que los confites, turrones, chocolates y demás delicias dicen presente lo ideal sería ir por algún vino que acompañe tanto dulzor.  Tenemos los dulces naturales, donde la fermentación se corta para que quede azúcar residual, como el nuevo Portillo Dulce Natural; o los de cosecha tardía, donde las uvas se cosechan más tarde de lo habitual ganando concentración de azúcares, como el Saurus Tardío o el Laborum Tardío; una gran opción también es sorprender a todos e ir por un Oporto como un Sandeman L.B.V o un Ferreira L.B.V.

A las doce todo bien con la sidra, pero prefiero mil veces las burbujas del champán.  Mencionamos alguno al principio, pero agregaría otra bodega que se puede elegir con los ojos cerrados por la trayectoria que tiene en el área: Rosell Boher.  Para muestra basta un botón, o dos: recientemente el Rosell Boher Grande Cuvée Milésimée resultó elegido como el mejor de Argentina en el Informe Burbujas de los periodistas Joaquín Hidalgo y Alejandro Iglesias, mientras que su hermanito menor, el Casa Boher Extra Brut, quedó en el quinto puesto.

 

¡Felices Fiestas!

Ariel Rodriguez
Provengo del mundo de las letras, pero siempre me definí como un entusiasta del vino. Fui aprendiendo poco a poco sobre el noble brebaje, escuchando a otros, leyendo libros, asistiendo a degustaciones, etc. y se me ocurrió la idea de comunicar sobre lo que me gustaba. Mi blog se convirtió en un espacio de crítica libre, un hobby para despuntar el vicio de la escritura, hablar sobre lo que bebo y mil reflexiones más que se me ocurren sobre el mundo del vino argentino. La ausencia de vínculos comerciales, me permite una voz libre y sincera de la que quiero hacerlos parte.

También te puede interesar

Deja tu comentario