Buscar Noticias

Esos tintos confiables

Esos tintos confiables

Usualmente me piden recomendaciones de vinos.  Quizás a vos también te pase, como somos “locos por el vino” nos preguntan por el mejor Malbec, un buen vino para regalar al jefe o simplemente un par de etiquetas que destaquemos.  Y nos ponen en un brete, porque no a todos nos gusta ni apreciamos lo mismo.  Ojalá tuviera el ingenio de Miguel Brascó que ante la misma pregunta contestaba que el mejor vino es el que “a usted más le gusta”. Siendo objetivos debe haber algo más para elegir que nuestro vino favorito, simplemente porque no lo hemos probado todo y porque sino no nos harían la pregunta.  Tampoco hay que caer en el cinismo de recomendar los que tienen valores astronómicos.  No comparto eso de que el mejor es el más caro, ejemplos para dar por tierra con esa zoncera los hay de sobra.

Sin embargo, aunque me pongan en un apuro cuando me piden consejo, hay una lista de vinos que siempre vienen a mi mente cuando hablamos de alguna cepa en particular.  Son esos tintos confiables que añada tras añada se mantienen constantes y se vuelven un número puesto a la hora de elegir o recomendar.  Por ejemplo, si pienso en nuestra cepa insignia me gusta mucho el AlamosMalbec y en general cualquier Malbec que haya craneado Alejandro Vigil y su equipo, con esa obra de arte que es el Catena Zapata Malbec Argentino.  Entre esos dos rangos de precios hay cientos para recomendar y muchas zonas para explorar: de Salta no puedo dejar de mencionar el Colomé Malbec Auténtico surgido de vides de 150 años, unas de las más antiguas del país, y sin roble para mantener su esencia.

Con el Malbec es fácil y me llueven nombres como el Sophenia Synthesis, todo flores y frescura; el Altos Las Hormigas, un bestbuy siempre; los que salen de Cobos y Achával Ferrer, siempre rozando la perfección; y un largo etcétera que de a poco iremos descubriendo.

Con otros varietales la lista lógicamente se reduce, pero quiero jugar este juego de recomendarles distintos precios, zonas y estilos.  Por ejemplo, sobre el Merlot que viene tan cabizbajo en nuestro país siempre tengo dos que me dan vueltas en la cabeza: Salentein Reserve Merlot y Marcus Gran Reserva Merlot.  Ambos tienen en común la frescura y sobre todo la elegancia que puede lograr la cepa, el primero en el Valle de Uco, el segundo en nuestra Patagonia.  El frío le sienta bien.

¿Y el Cabernet? Siempre fue la estrella de las mesas argentinas y ahora anda algo opacado, pero no deja de ser el Rey de las cepas tintas.  Son muchos los enamorados del Cabernet salteño y sus aromas a pimiento morrón, para ellos podemos recomendar el siempre correcto Don David o redoblar la apuesta por el Gran Linaje Cabernet Sauvignon, pura elegancia salteña.  Y si buscan un Cabernet más fresco y de gran expresión no pueden dejar de probar el Zorzal Gran Reserva, un misil a los sentidos.

Para Pinot Noir siempre es bueno mirar al sur de nuestro país de  donde salen buenas cosas como el reconocido Chacra 32, tranquilamente el Pinot Noir mejor puntuado de Argentina.  Pero si no podés desembolsar lo que vale un Chacra te invito a probar el Altocedro Año Cero, un PinotNoir de La Consulta que literalmente me enamoró por su sutileza.

Cabernet Franc y Petit Verdot son las cepas que todos quieren conocer, nuevas joyitas de las que hay poco, pero muy bueno y original.  Para conocer la versatilidad del Franc pueden probar el Andeluna Pasionado o Las Perdices Ala Colorada; para conocer toda la elegancia del Petit Verdot iría por el Decero Mini Ediciones o el Casarena Lauren’s Vineyard.  Cuatro vinazos para disfrutar gota a gota.

¿Hay más?  Sí, afortunadamente nuestro país nos da mucho más.  Podría seguir la lista y nombrar clásicos y modernos, zonas de lo más diversas, otras variedades como el Syrah o el Bonarda, incluso estilos.  Tengo muchos más vinos que se han ganado mi corazón por diversas razones y junto a ellos los blancos, que cada día me deslumbran más.

Hacé tu lista y contanos ¿cuáles son tus favoritos?

 

Ariel Rodriguez
Provengo del mundo de las letras, pero siempre me definí como un entusiasta del vino. Fui aprendiendo poco a poco sobre el noble brebaje, escuchando a otros, leyendo libros, asistiendo a degustaciones, etc. y se me ocurrió la idea de comunicar sobre lo que me gustaba. Mi blog se convirtió en un espacio de crítica libre, un hobby para despuntar el vicio de la escritura, hablar sobre lo que bebo y mil reflexiones más que se me ocurren sobre el mundo del vino argentino. La ausencia de vínculos comerciales, me permite una voz libre y sincera de la que quiero hacerlos parte.

También te puede interesar

3 Comments

  • Javier 11 mayo, 2016 09:51

    Un malbec: Sophenia Synthesis
    Un pinot: Pulenta Estate IX
    Un syrah: Finca Las Moras Gran Syrah
    Un bonarda: La Puerta Gran Reserva
    Un cab franc: FIN Single Vineyard
    Un best buy: Desierto 25 Pinot

    Saludos!

Deja tu comentario