Buscar Noticias

Guardar o no guardar ¿esa es la cuestión?

Guardar o no guardar ¿esa es la cuestión?

Por suerte no. En primer lugar, porque la gran mayoría de los vinos argentinos están listos para ser disfrutados cuando llegan al mercado. A diferencia de los europeos que por carecer de suficiente sol, las uvas no suelen madurar plenamente; salvo en las cosechas excepcionales; y por eso necesitan más tiempo de botella para ser descorchados en su mejor momento.

Pero a los vinos nacionales no hace falta esperarlos a que “mejoren”, ya que el tiempo no mejora el vino, simplemente lo ayuda a acomodarse dentro de la botella. Siempre hablando de los vinos pensados para trascender en el tiempo, con suficiente cuerpo y estructura, con una acidez firme y el aporte fundamental de la crianza en roble.

No obstante, es indudable que a todo amante del vino le gusta tener a mano al menos un puñado de botellas para sorprender, regalar o regalarse en cualquier momento.

Hay que tener en cuenta que al vino no le gustan los cambios bruscos de temperatura, ni los movimientos. Tampoco, aunque en menor medida, ni la luz ni los ruidos. Por lo tanto, de no contar con una cava o climatizadora en casa, hay que conseguir el rincón más oscuro y tranquilo, donde ronden los 20 grados de temperatura todo el año, como máximo.

Las botellas hay que guardarlas acostadas para que el corcho siempre esté en contacto con el vino y no se reseque. En lo posible, quitar las cápsulas para vigilar el avance del vino hacia la superficie.

Por último, para no estar moviendo las botellas, sacarles una foto antes de la guarda y anotarlas en un cuaderno de cava o en el celular. Ya que si bien al principio todas pueden estar a la vista, rápidamente las botellas y cajas se empiezan a acumular, y por ende algunas se pierden de vista.

Es aconsejable “olvidarse” las mejores botellas en el rincón más alejado, y guardar más a mano los vinos que se descorchan más seguido. Solo así se puede controlar la ansiedad y darle más tiempo a las botellas más especiales.

Si se anota la fecha de compra y, cada vez que se descorcha una botella, las notas de cata (o simplemente la impresión causada), a lo largo de los años se podrá detectar fácilmente cuando un vino está pasando por su mejor momento, y lo que es más importante, cuando empieza su etapa de decadencia para descorcharlo a tiempo. Quizás, hasta adquirir experiencia, no arriesgarse tanto y guardar algunos vinos entre cinco y diez años.

Como regla general, si bien no todos los vinos son concebidos para la guarda, los tintos de Alta Gama suelen tener buen potencial. Los varietales o blends a base de Cabernet Sauvignon o Malbec, los Tannat del NOA, y algunos Cabernet Franc, Petit Verdot y Syrah, suelen tener más chances de evolucionar favorablemente. Como así también algunos blancos, sobre todos los elaborados con Chardonnay, Semillón o Viognier. No así los rosados que son para beber bien jóvenes, como tampoco los espumosos. A excepción de los “vintage”; aquellos que vienen con la cosecha en la etiqueta.

Habiendo tantos vinos para conocer y degustar a menudo por qué guardar se preguntan muchos. Porque con el correr de los años cada cual se va formando un paladar propio, y las preferencias afloran. Esto no significa ser fanático, porque en vinos eso es muy limitante, sino que implica tener etiquetas preferidas. Y poseer varias de esas para ir descorchando con los años de diferentes cosechas y en diversas ocasiones, seguro es muy gratificante para todo amante del buen vino..

Fabricio Portelli
Alimentó su pasión por el vino de manera cercana, recorriendo las regiones, conociendo a los responsables de los vinos. Estudió marketing, es sommelier y periodista especializado, pasando por revistas como argentinewines.com, Revista Joy y El Gourmet. Organizó las exposiciones "Vinos de Lujo" , primeras en mostrar los vinos de alta gama y estuvo en diversos espacios de TV por cable, junto al gran Miguel Brascó. Hizo Radio, produjo anuarios y guías. Fue jurado nacional e internacional en más de 20 concursos, algunos de ellos lo más relevantes y significativos de la vitivinicultura mundial: Decanter Worlds Awards RU; Concours mundial de Bruselas; Vinitaly, entre otros. Desde 2014 lanzó su propia web y App y colabora con Convivimos, la revista especializada de mayor tirada en el país. Experto en vinos de Terroir y altos de Gama.

También te puede interesar

Deja tu comentario