Buscar Noticias

La importancia de los personajes del vino

La importancia de los personajes del vino

Sin uvas no hay vinos; tampoco sin los hombres y mujeres que trabajan en las viñas y las bodegas. Pero más allá de la lógica, hay una cuestión filosófica y natural en la relación entre el hombre y el vino que ya lleva más de 8000 años.

Hoy la tecnología es una gran aliada, sin embargo las bases de la enología siguen siendo tan naturales como artesanales, y es por eso que la mano del hombre fue, es y será irremplazable.

Pero la cuestión no está en su participación en el proceso, sino en su importancia e influencia en el producto final.

En el Viejo Mundo; Francia, Italia, España, Portugal, Alemania, Grecia y Hungría, entre otros; vienen haciendo vinos desde hace varios siglos. Esto significa mucha más experiencia. Y en una industria agrícola que depende del clima de cada cosecha, los cambios y mejoras llevan como mínimo un año. Allá, los vinos están organizados por zonas, y en cada región fueron encontrando las mejores variedades que se daban, y los mejores métodos de elaboración en cada caso, y los ejemplos hablan por si solos. El Champagne (Francia), es el espumoso más apreciado y el vino más famoso del mundo. El Sauternes (Francia), es el vino dulce de cosecha tardía más sofisticado. El Pinot Noir (Francia) de la Borgoña, es el vino más caro del mundo. El Brunello (Italia), es uno de los tintos más aclamados. El Jerez (España), es el vino seco encabezado más disfrutado, mientras que el Porto (Portugal), es el vino fortificado dulce más admirado, y el Tokaji Aszu (Hungría), es el vino dulce natural más longevo.

Por su parte, en el Nuevo Mundo la historia es mucho más reciente, ya que si bien en la Argentina la industria se comenzó a forjar a principios del siglo XIX, la senda de los buenos vinos, con el foco en la calidad y no en la cantidad, se dio generalmente a fines de los 90.

Es obvio que en el Viejo Mundo fueron muchos los nombres que hicieron posible la fama y el prestigio de los que hoy son los vinos más buscados y apreciados. Y por lo tanto ese es el camino.

Hoy en la Argentina se está viviendo una verdadera revolución vitivinícola, y los grandes responsables son los hacedores y las hacedoras. Porque fueron los que obligaron a las bodegas a tecnificarse en pos de mejorar la calidad de los vinos argentinos, para luego concentrarse en lo más importante: el viñedo. Porque el vino nace en la viña, y es allí donde nacen las uvas. Y solo con uvas de calidad se pueden llegar a hacer un vinos de calidad.

Esa es la razón por la que estos personajes están en plena búsqueda, desafiando los límites de la naturaleza, plantando en zonas más marginales y desconocidas, pero con gran potencial en cuánto a suelo y clima se refiere. Los nuevos viñedos ya no se plantan desde un escritorio, son ellos los que hacen calicatas (pozos en la tierra) para determinar los diferentes lunares de suelos que suelen encontrarse en los viñedos, dada su heterogeneidad. Y con esa información pueden diseñar mejor la finca, que no necesariamente debe ser en prolijas hileras alineadas.

Otro gran aporte del hombre es el riego, fundamental para la vid y un bien muy escaso en las zonas vitivinícolas. Ya sea a manto (por inundación)o por goteo, el hombre ha logrado darle a cada planta el agua que necesita. Y esto no solo es beneficioso para el no desperdicio, sino también para lograr una madurez óptima de todas las uvas.

El secreto está en el punto de cosecha, una decisión muy personal y sensitiva, que los hombres y mujeres del vino toman en función al vino que deben elaborar.

Los racimos deben llegar frescos y enteros a la bodega, lo más rápido posible desde su cosecha. Y a partir de ese momento, la idea es intervenir lo menos posible en la elaboración. La fermentación es un procesa natural pero hay que ayudarla para que se de lo mejor posible, ya sea en tanques de acero, piletas o vasijas de cemento, en barricas o foudres de roble. Ellos deben estar atentos, degustando y tomando decisiones a diario hasta que el vino salga al mercado.

Y es por ello que hoy se lucen más los personajes que las uvas. Pero cuando cada uno de los enólogos y agrónomos encuentre el lugar indicado para cada variedad, y el mejor método para cada tipo de vino que haga, su protagonismo pasará a un segundo plano, como en el Viejo Mundo.

Todavía queda mucho trabajo por hacer, regiones nuevas por descubrir y terruños tradicionales por reinterpretar en pos de mejoras, seguir explorando y explotando el potencial del Malbec, y aprovechar la gran diversidad que ofrece la Argentina, por la variedad de cepajes existente y la gran cantidad de zonas aptas para la vid, desde Salta a la Patagonia, y desde la Cordillera de los Andes hasta el Océano Atlántico.

Hoy son los personajes del vino los que definen el estilo, ya sea de una variedad o de una región, pero algún día llegará el momento en el cual su intervención ya esté bien definida y que los cambios en el vino sólo dependan del clima del año, como pasa en Europa. Mientras tanto, hay que aprovechar para seguirles los pasos, escucharlos en degustaciones, leerlos en notas o seguirlos en las redes sociales, porque tienen mucho para compartir. Y eso también forma parte del placer del vino.

Fabricio Portelli
Alimentó su pasión por el vino de manera cercana, recorriendo las regiones, conociendo a los responsables de los vinos. Estudió marketing, es sommelier y periodista especializado, pasando por revistas como argentinewines.com, Revista Joy y El Gourmet. Organizó las exposiciones "Vinos de Lujo" , primeras en mostrar los vinos de alta gama y estuvo en diversos espacios de TV por cable, junto al gran Miguel Brascó. Hizo Radio, produjo anuarios y guías. Fue jurado nacional e internacional en más de 20 concursos, algunos de ellos lo más relevantes y significativos de la vitivinicultura mundial: Decanter Worlds Awards RU; Concours mundial de Bruselas; Vinitaly, entre otros. Desde 2014 lanzó su propia web y App y colabora con Convivimos, la revista especializada de mayor tirada en el país. Experto en vinos de Terroir y altos de Gama.

También te puede interesar

Deja tu comentario