Buscar Noticias

La mejor selección de vinos argentinos

La mejor selección de vinos argentinos

Llegó el mundial, y si bien es cierto que es muy masculino describir algo en términos futbolísticos, también puede resultar clarificador y divertido, sobre todo para los que ya se pusieron la celeste y blanca.

Hoy más que nunca la fiebre del mundial contagia a todos, y los amantes del vino  deben saber que se puede servir en las mesas a un Messi, un Higuaín, un Mascherano y hasta un Pavón, aunque obviamente en otro formato.

¿Cómo puede ser eso posible? con buenos vinos y algo de imaginación. Porque así como la Argentina demuestra gran diversidad y súper calidad en el campo de juego, los vinos empiezan a lucirse de la misma manera; desde hace algunos años en el mercado local, y cada vez más en las principales capitales de consumo del mundo.

No hace falta armar un equipo entero, y mucho menos tener que servir 11 vinos en una misma comida, pero es entretenido buscar entre los cepajes más famosos qué relación puede haber con los ídolos futbolísticos que van a intentar traer la copa de Rusia.

No hay dudas que el Malbec es el Messi de los vinos argentinos, porque es el que mejor nos hace quedar en todo el mundo, y es indiscutiblemente el protagonista de las mejores etiquetas. En la copa puede ser ágil y entrador, jugar simple o llegar a ser el más complejo y dejar a todos con la boca abierta.

Para la defensa de una selección vínica la Argentina cuenta con la firmeza del Tannat, del Petit Verdot y del Syrah, tres cepajes que se dan muy bien. El primero ha encontrado su lugar en Salta, con volumen y taninos que se imponen con una garra muy distinta a la de los uruguayos. El Petit Verdot es la gran sorpresa en la actualidad, y por eso se ha ganado la titularidad en varias bodegas. También con buena estructura y una acidez que le permite salir jugando desde el fondo. Y el Syrah siempre tiene su firmeza madura, algo matizada con esos dejos especiados que aportan agilidad a su paso por boca. También, si la comida lo permite, un blanco puede ser el elegido, y ahí es el Chardonnay el que se destaca por firmeza y volumen (de juego) en boca, y su buen cuerpo.

En el medio hay un jefecito en la selección, un jugador que asiste a los de abajo y a los de arriba, que cuida las espaldas de todos. En otras palabras, el que siempre está bien ubicado y en el momento justo, pero con perfil bajo. Así es el Cabernet Sauvignon, el cual fue responsable de nuestros mejores tintos hasta hace poco, y hoy empieza nuevamente a desplegar todo su potencial. A veces con la fineza y elegancia que sólo su estructura puede dar, aunque otras puede llegar a ser más rústico si la intensidad del partido lo requiere.

Arriba, para acompañar al 10, hay dos opciones que se destacan, una más argenta y otro más internacional. Porque tanto el Bonarda – con sus tonos salvajes – como el Cabernet Franc – con su vivacidad única -, pueden hacer goles por su cuenta (en varietales), o participar de jugadas de gol combinadas (en blends con Malbec por ejemplo).

Pero ojo que hay muchos más. Está la rapidez y la frescura de los Sauvignon Blanc de altura mendocinos y la explosión de los Torrontés del Alto Valle Calchaquí. Ambos expresivos y efusivos, con el ímpetu que deben tener los delanteros allá en Rusia. Y obviamente siempre hay lugar para los elegantes, esos  jugadores y vinos distintos por delicadeza, como el Pinot Noir, con todos sus exponentes patagónicos (principalmente) que ostentan muy buena tipicidad. Y nunca hay que olvidarse de los blends que suelen ser la expresión más compleja y equilibrada que los enólogos pueden lograr.

¿Y al arco? podría ser un Merlot, un vino que resiste cualquier embate, porque es amable de entrada pero además goza de una inquebrantable firmeza. Puede ser dúctil en la mesa tanto si acompaña a pescados como a diferentes carnes (blancas, rojas y de caza).

Es evidente que la Argentina está preparada para ganar el mundial de vinos, ahora se verá qué puede lograr la selección con sus jugadores en Rusia.

Mientras tanto se puede ir brindando.

Fabricio Portelli
Alimentó su pasión por el vino de manera cercana, recorriendo las regiones, conociendo a los responsables de los vinos. Estudió marketing, es sommelier y periodista especializado, pasando por revistas como argentinewines.com, Revista Joy y El Gourmet. Organizó las exposiciones "Vinos de Lujo" , primeras en mostrar los vinos de alta gama y estuvo en diversos espacios de TV por cable, junto al gran Miguel Brascó. Hizo Radio, produjo anuarios y guías. Fue jurado nacional e internacional en más de 20 concursos, algunos de ellos lo más relevantes y significativos de la vitivinicultura mundial: Decanter Worlds Awards RU; Concours mundial de Bruselas; Vinitaly, entre otros. Desde 2014 lanzó su propia web y App y colabora con Convivimos, la revista especializada de mayor tirada en el país. Experto en vinos de Terroir y altos de Gama.

También te puede interesar

Deja tu comentario