Buscar Noticias

La Vendimia es una fiesta

La Vendimia es una fiesta

El vino tiene muchos atributos. Es la bebida más noble del mundo, y acompaña al hombre desde hace 8000 años. Mas allá de todas sus reconocidas virtudes, es la diversidad la que pone al vino por sobre todas las bebidas alcohólicas. Porque hay cientos de variedades de uvas, y cada una de ellas puede expresarse de manera diferente en cada terruño que esté plantada. Porque cada enólogo puede elegir distintos puntos de madurez para concebir sus vinos de las diferentes líneas, más allá de su propio estilo. Porque se pueden combinar uvas para elaborar blends, porque hay varios métodos de vinificación y crianza. Y porque el vino en la botella sigue evolucionando, y por lo tanto cada vez que se descorcha alguna, siempre será diferente.

El quid no es la materia prima, porque no se puede asegurar que la uva es más noble que la cebada o los cereales con los que se elaboran la mayoría de los destilados y las cervezas. El tema pasa por la cosecha y los cambios que puedan devenir cada año.

La vitivinicultura es más empírica que científica, más allá de los procesos fisiológicos, las fermentaciones y las maceraciones (procesos químicos naturales y necesarios). Pero todo cambio que enólogos y agrónomos quieran hacer en un vino lleva tiempo. Porque el vino nace en el viñedo y es desde allí que se diseña un vino.

Dicen los que hacen que solo con una buena uva se puede hacer un buen vino. El ciclo de madures de la vid es anual, como el de la mayoría de los frutales. En invierno a planta duerme y se desprende de las hojas viejas, pero ya tiene lista las ramas de donde colgarán los racimos del año siguiente (sarmientos). En primavera el viñedo se tiñe de verde y sobre el final de la estación empiezan a formarse los racimos. Al principio son solo ramilletes verdes de pura clorofila y ácidos naturales. Con el sol y el buen clima esos racimos ganaran volumen y transformarán los ácidos en azúcar dentro de los granos. Y es el grado de azúcar el que definirá el potencial de alcohol.

Es tan importante la vendimia que hoy los agrónomos (que pueden hacer vinos) y enólogos admiten querer intervenir lo menos posible en bodega cuando se trata de vinos de alta gama. ¿Por qué? Básicamente porque el vino es un producto natural, y si se trabaja bien la viña a lo largo del año, regando a cada planta lo justo y necesario, y se maneja la canopia (parte verde de la planta) en función del vino deseado y la orientación de la hilera, la vid responderá con un fruto único.

Claro que el hombre es fundamental para definir el momento de cosecha, siempre con el pronóstico climático en mano.

Pero ese fue el gran avance de la vitivinicultura argentina, entender que de la viña no salen kilos de uva sino racimos que pueden dar vinos excepcionales.

Por eso la vendimia es tan importante y se celebra como una verdadera fiesta. Para los mejores vinos, se hace en forma manual y en canastos de 12kg., por lo general con personas experimentadas y que no cobran por rendimiento sino por calidad de trabajo y capacidad de selección de racimos. Esas uvas viajan inmediatamente a bodega en las mismas cajas o bien en bines plásticos de 300/400 kg. para que lleguen sanas y salvas a bodega lo más rápido posible.

A partir de ese momento, y en función de la calidad de las uvas, el enólogo puede empezar a soñar y a trabajar para concebir un gran vino. Sabiendo que si hay algo para mejorar, al año siguiente habrá una nueva oportunidad.

 

 VINOS RECOMENDADOS

 

Altos Las Hormigas Terroir Valle de Uco Malbec 2015 – Altos Las Hormigas, Valle de Uco

Aromas de Malbec moderno y con buen carácter frutal típico del Valle de Uco. Carnoso pero con mucha fluidez, refrescante y tenaz con sus taninos casi firmes y cierta profanidad.

 

Gran Syrah 2013 – Finca Las Moras, San Juan

Sin dudas es un gran Syrah, por su carácter y tipicidad. Elaborado con uvas seleccionadas de los principales valles de San Juan.  Es intenso y concentrado, tanto en nariz como en boca. De carácter maduro, con frutas pasas, algo vegetal y leves ahumados de la crianza. Sus taninos aportan firmeza a su paso por boca y le garantizan un buen potencial de guarda.

Mora Negra, Blend – Finca Las Moras

Está hecho con dos variedades de uvas de la bodega, está compuesto por 70% de malbec y un 30% de Bonarda. Con mucha nota frutal y mineral. Tiene una crianza en barricas de roble francés durante 18 meses que le da una característica única. Es uno de esos pocos vinos que si los probás te hacen pensar si lo conoces o te conocen a vos.

La Mascota, Malbec – Mascota Vineyards

Color rojo púrpura intenso con tonalidades rubí. Despliega aromas a frutas negras, mermelada y vainilla, con un sutil toque de regaliz. De entrada dulce en boca, con taninos intensos y un final placentero y persistente.

Guachezco Oro Appellation Gualtallary, Gauchezco Wines

De aromas densos pero integrados, carnoso y algo cargado, con taninos firmes y sin tanta profundidad. Paladar refrescante, con musculo pero sin tanto peso, hay agarrare y un carácter del varietal moderno y del lugar, con buena fluidez. Un tinto bien logrado y con un atractivo potencial de guarda.

Fabricio Portelli
Alimentó su pasión por el vino de manera cercana, recorriendo las regiones, conociendo a los responsables de los vinos. Estudió marketing, es sommelier y periodista especializado, pasando por revistas como argentinewines.com, Revista Joy y El Gourmet. Organizó las exposiciones "Vinos de Lujo" , primeras en mostrar los vinos de alta gama y estuvo en diversos espacios de TV por cable, junto al gran Miguel Brascó. Hizo Radio, produjo anuarios y guías. Fue jurado nacional e internacional en más de 20 concursos, algunos de ellos lo más relevantes y significativos de la vitivinicultura mundial: Decanter Worlds Awards RU; Concours mundial de Bruselas; Vinitaly, entre otros. Desde 2014 lanzó su propia web y App y colabora con Convivimos, la revista especializada de mayor tirada en el país. Experto en vinos de Terroir y altos de Gama.

También te puede interesar

Deja tu comentario