Buscar Noticias

Lo que dejó la Premium Tasting

Lo que dejó la Premium Tasting

3000 copas, 1500 botellas abiertas, 500 catadores, 80 sommeliers en el servicio, 32 vinos, 6 seminarios y un runrún que duró dos intensos días son los números de la Premium Tasting, uno de los eventos de cata más convocantes del país.  No es una feria, no es una muestra, es una cata a ciegas donde se prueban los vinos mejor puntuados por la crítica internacional.  Este año, tanto en la degustación como en los seminarios, se apostó fuerte por mostrar el lado más innovador del vino argentino.

 

Los seminarios

El primer día empezó con los seminarios que permiten profundizar en el conocimiento de las nuevas tendencias.  La largada la hicieron los pequeños productores y sus grandes historias.  Aquí hubo todo un alarde de lo diferente: cepas como Garnacha, Malvasía, Nebbiolo y Semillón junto a clásicos de la enología local como Malbec, Bonarda y Cabernet Franc.  Tendencias actuales como crianza biológica (al estilo de Jerez), fermentación carbónica, vinificación con racimos entero o raspón.  Sabores, aromas y sensaciones que se corren de lo tradicional y nos muestran todo un Nuevo Nuevo Mundo por descubrir.

Tras el éxito del concepto de los vinos single vineyard (elaborados con uvas de un solo viñedo) ahora están llegando los single parcel o vinos de parcela.  Se elaboran solo con un sector de los viñedos y representan la expresión de un cuidadoso trabajo de selección y estudio del terroir.  Para explicarlo, el seminario fue dado por Alejandro Vigil y Laura Catena que mostraron algunos de los resultados del exhaustivo trabajo que hacen en el viñedo Adrianna de Catena Zapata.  De allí surgen dos Chardonnay: Catena Zapata Adrianna Vineyard White Stones y Catena Zapata Adrianna Vineyard White Bones; y tres Malbec: Catena Zapata Adrianna Vineyard Fortuna Terrae, Catena Zapata Adrianna Vineyard River Stones y Catena Zapata Adrianna Vineyard Mundus Bacillus Terrae.  Los nombres son un poco difíciles, pero los vinos no.  Son partidas muy limitadas que provienen de distintos sectores del mismo viñedo y, con apenas metros de distancia, muestran diferencias muy marcadas.  Elegantes, sutiles, como flechas.

El que metió dos seminarios seguidos fue el famoso crítico chileno Patricio Tapia.  El primero se llamó Revolución Criolla y buscó mostrarnos el renacimiento de las uvas criollas: Criolla Chica, Criolla Grande y Moscatel en Argentina, País en Chile, Mission en EE.UU., Listán Prieto en España.  Creo que están lejos de hacer una revolución, pero resulta muy interesante que esos vinos livianos y ricos sigan estando vivos.  Son parte de nuestra cultura vitivinícola.

Sin levantarse de su silla, Patricio Tapia cambió de acompañantes y presentó una selección de los mejores vinos de Descorchados 2017, su guía.  “Son vinos que contribuyen a la discusión y eso es sano”, dijo Tapia y sin lugar a dudas lo eran.  El Seminare Malbec es para él el mejor Malbec de Argentina y está lejos del estilo carnoso de nuestra cepa de bandera; el Re Noir, un espumoso de Pinot Noir chileno, te shockeaba; Pedrito Vino de Flor es un novedad de Finca Las Moras elaborado al estilo de Jerez y que se acerca mucho al famoso vino español; Anarkía Tannat mostró el lado experimental y de baja intervención de Uruguay; Gandolini Cabernet Sauvignon fue un Cabernet de Chile que también se alejaba bastante del estilo trasandino.  En fin, vinos para tomar junto a un par de amigos y hablar de vinos, intercambiar pareceres, replantearse cosas.

Después de Patricio Tapia, llegó el turno de los críticos argentinos.  Alejandro Iglesias y Joaquín Hidalgo presentaron una propuesta a la luz de su Informe Malbec para el que cataron 551 vinos comercializados con el rótulo Malbec, desde los $68 hasta los $2900.  Entre otras cosas, entendieron que para simplificar la comunicación del vino argentino las zonas se pueden agrupar en franjas según alturas y plantear las excepciones como lunares o puntos que no se ajustan o adquieren una identidad propia.  Es que a veces la industria suele ir más rápido que el consumidor y hay que buscarle la vuelta a la comunicación.

El cierre de los seminarios estuvo a cargo de Paz Levinson, Sebastián Zuccardi y Matias Michelini.  La mejor sommelier de nuestro país (y cuarta del mundo según el último mundial) se sentó junto  a dos de los enólogos más interesantes de la escena local y probamos a ciegas vinos del mundo que inspiraron sus creaciones.  Vinos con baja intervención, cosechados temprano, elaborados en recipientes de concreto y con racimo entero, con los que se busca escapar a la dulzura y el lugar común en el que se suele caer.

 

El tasting

Y como si con las clínicas no hubiera alcanzado aún faltaba el plato fuerte: la cata a ciegas de 36 vinos con puntuaciones superiores a los 93-94 puntos de los críticos más famosos.  La conducción de lujo estuvo a cargo de Paz Levinson; Flavia Rizzuto, directora de CAVE; y Tim Atkin, prestigioso crítico inglés que cata nuestros vinos desde hace 25 años y tiene una comprensión muy fina de nuestro terroir.

Cada flight o tanda de vinos tenía un tema que los integraba de alguna manera y en esta oportunidad hubo seis blancos, lo que habla del buen nivel que están alcanzando en nuestro país. Alrededor de 500 concentrados participantes (algunos no tanto, se entiende) estuvimos catando estas muestras y, si bien no era el objetivo, cada uno eligió sus favoritos.  Y no fue fácil porque el nivel era tan parejo y tan alto que era difícil quedarse con uno.

 

Mis elegidos:

1° Flight – Malbec de Valle de Uco
Alta Vista Single Vineyard Temis 2013

 

2° Flight – Vinos Clásicos
Rutini Antología XLIV 2014

 

3° Flight – Diferentes Alturas y Latitudes
Matervini Alteza 2014

 

4° Flight -Blancos
Susana Balbo White Blend 2016

 

5° Flight – Blancos
Altar Uco Blanco “Edad Media” 2015

 

6° Flight 6 – Gualtallary
Luca Malbec 2015

 

7° Flight – Cabernet Franc y Cofermentaciones
Gran Enemigo Gualtallary Cabernet Franc 2012

 

8° Flight – San Carlos y La Consulta
LTU 2013

 

El cierre estuvo a cargo del único espumoso que Tim Atkin puso entre el Top 100 de vinos argentinos de este año, Progenie I de Vistalba.  Burbujas de lujo.

La Premium Tasting es como un maratón del vino.  Puede ser exhaustiva, pero la satisfacción que te deja es indescriptible.  Además tiene el valor agregado de probar lo mejor del vino argentino junto a sus creadores y poder hablar con ellos.

Si sos un amante de la noble bebida tenés que participar alguna vez de este evento.

 

Ariel Rodriguez
Provengo del mundo de las letras, pero siempre me definí como un entusiasta del vino. Fui aprendiendo poco a poco sobre el noble brebaje, escuchando a otros, leyendo libros, asistiendo a degustaciones, etc. y se me ocurrió la idea de comunicar sobre lo que me gustaba. Mi blog se convirtió en un espacio de crítica libre, un hobby para despuntar el vicio de la escritura, hablar sobre lo que bebo y mil reflexiones más que se me ocurren sobre el mundo del vino argentino. La ausencia de vínculos comerciales, me permite una voz libre y sincera de la que quiero hacerlos parte.

También te puede interesar

Deja tu comentario