Buscar Noticias

SALENTEIN: Pioneros del Valle de Uco

SALENTEIN: Pioneros del Valle de Uco

Cuando nadie hablaba del Valle de Uco, Mijndert Pon viajó desde su Holanda natal, compró 2000 hectáreas, plantó viñas y levantó la bodega más moderna hasta ese entonces.

Salentein está 1.200 metros al pie de los Andes y rodeada de viñedos en un entorno único, desértico y autóctono, preservado para formar parte del paisaje. La bodega fue diseñada pensando en un manejo cuidadoso de las uvas y del vino en las distintas etapas de elaboración. Cada ala constituye en sí misma una pequeña bodega con dos niveles. En el primero, tanques de acero inoxidable y cubas de roble francés para la fermentación y el almacenamiento. Y en el nivel subterráneo, el vino es añejado en 5000 barricas de roble.

Con todo esto Salentein irrumpió en el mercado con la seria intención de transformar aquel nuevo terruño, pero de la mano de viejos conocidos como Carlos Pulenta y Laureano Gómez. Veinte años después, el ingeniero agrónomo Gustavo Soto sigue cuidando de cerca las vides que él mismo plantó.

Hoy a su lado está José Galante; quién desde su desembarco en 2010 en el Valle de Uco, no sólo revolucionó la región y la bodega, sino también su visión.

José (Pepe) Galante comenzó a trabajar de enólogo en la cosecha 76.´ Por aquel entonces en el Valle de Uco y en Vistalba se compraban algunos vinos sólo para teñir los del Este, la gran zona de producción mendocina.

Desde su primer añada hasta la 2018 han pasado 43 cosechas, suficientes para reconocerlo como uno de los más grandes enólogos de la historia argentina. Pero Pepe aún tiene mucho camino por recorrer. El destino lo quiso ver siempre rodeado de vinos de alta gama. En sus primeros años con etiquetas como Valderrobles y Saint Felicien, luego con Estiba Reservada y Angélica Zapata, y desde hace algunos años luciéndose con los Primus, Salentein Single Vineyards y Numina, entre otros.

Su silenciosa pasión por el vino es de familia; su abuelo llegó de Italia y tuvo bodega propia en el Este. Su padre también trabajó como encargado en una bodega. Pero para su hijo pretendía un futuro más promisorio; ser contador. Un día de estudio cualquiera, regresando de Mendoza un poco agobiado por los números, Pepe decidió bajarse del colectivo en Rodeo del Medio y fue a averiguar por enología a la Don Bosco. Mientras cursaba la licenciatura en enología, escuchó por primera vez una discusión sobre terroir, y la definición que lo marcó para siempre: la interacción entre suelo, hombre y clima.

De muy bajo perfil y fan del Chardonnay, sabe que lograr un gran vino es la sumatoria de muchos detalles. Es por ello que desde hace años confía en la investigación para entender donde está parado, y hacia donde tiene que ir.

Salentein le vino como anillo al dedo, y Pepe al Valle de Uco le está haciendo muy bien. Está muy entusiasmado con los Single Vineyards, porque son cosas únicas. Se muestra muy sorprendido con el Malbec y el Sauvignon Blanc, también con el Pinot Noir y el Chardonnay, aunque a estos dos los conocía mejor. Además, está elaborando vinos en Gualtallary, de donde asegura los Chardonnay y Malbec son insuperables. Sin dudas, su gran desafío en las alturas mendocinas es lograr un gran Cabernet Sauvignon. Un camino que ya empezó a recorrer con éxito con el Primus 2012.

Creador de uno de los blends icónicos de nuestro país, confía en el futuro de este tipo de vinos, siempre con la personalidad y originalidad que les aporta el Malbec. Los vinos que más lo representan son los Numina, y el Gran VU, mientras en Primus debe lograr la máxima elegancia y en los Single Vineyards la mejor expresión de cada lugar.

Le llevó un par de años para saber donde estaba parado. Microvinificó hasta el cansancio y, cosechas mediantes, siguió fiel a sus convicciones, porque sabía que la pareja que había conformado con Salentein era ideal. Así fue que respetando los conceptos de cada línea fue proponiendo su forma de trabajo. Se entendió a la perfección con Gustavo Soto, el ingeniero agrónomo que plantó todas las viñas de la bodega. Hoy, ya saben qué parcela va para cada vino. Y esa es la base de los resultados de su trabajo en estos pocos años al mando de los vinos de Salentein.

Si bien hoy son muchos los vinos que nacen en el Valle de Uco, pocos pueden ostentar la consistencia y relación calidad precio de los Portillo y los Salentein Reserve, ambas líneas líderes en sus segmentos. Con la fuerza del valle nacieron todos sus varietales, y luego llegaron los blends. Los espumosos de Salentein también despegaron de la mano de Pepe Galante, siempre trabajados en conjunto con Gustavo Bauzá, coronando la propuesta con el Alyda Van Salentein Brut Nature.

Y si bien todo el tiempo la bodega está lanzando nuevos vinos, entre los que se encuentran un Rosado de Syrah y los flamantes Malbec Single Vineyards Finca El Tomillo (Altamira) y el de Gualtallary, los Primus siguen siendo la máxima expresión de la casa. Esta línea nació con la bodega, a fines de los 90,´ y ha recorrido un largo camino hasta encontrar su mejor expresión. Porque más allá del equilibrio de las plantas y el mejor manejo vitícola, hay que saber qué clon elegir y cómo vinificarlo. Todo eso está primero en la cabeza del enólogo y recién luego de un par de años puede empezar a verse en la bodega. Desde el Primus Chardonnay 2013 se nota la sintonía fina, con una mejor selección de uvas, una cosecha más temprana y una utilización de barricas más medida. Y el resultado fue sorprendente, ya que si bien mantuvo la elegancia que se le exige (y reconoce) al Primus, le agregó carácter y austeridad, atributos fundamentales de los blancos que pretenden hacer historia.

Con el Pinot Noir no tiene tanta experiencia y, como todos los enólogos del mundo, Pepe Galante la reconoce como una uva muy difícil de trabajar. Aquí para cosecharla no lo hace por degustación sino por acumulación de polifenoles. Cuando se llega al máximo, cosecha todo manual. Se fermenta en cubas de roble de 7000 l que se cargan con 5000 kg de uva, con algo de racimo entero para darle más nervio. Y luego de macerarlo en frío, cuando la fermentación amaga con empezar, se libera la temperatura y las levaduras indígenas hacen su trabajo. Cuando el vino llega a la textura deseada pasa a barricas usadas, que antes fermentaron y criaron Chardonnay, para continuar como un blanco; sobre borras, con maloláctica y con battonage suaves para obtener más medio de boca. Al cabo de diez meses y en función a cómo va evolucionando, se saca del roble y se embotella. El Malbec no tiene muchos secretos, con las mejores uvas de las diferentes parcelas propias de Uco elaboran un tinto expresivo y elegante, donde la fruta y la madera conviven con gracia y pensando tanto en la guarda como en el disfrute inmediato.

El más nuevo integrante de la familia es el Primus Cabernet Sauvignon que nació en 2012. El fanatismo de Pepe Galante por el rey de los tintos lo llevó a desafiar a Gustavo Soto (en 2010 a su llegada a la bodega) para lograr un gran exponente. algo que en las alturas de Uco no es tarea fácil por las condiciones de madurez de este cepaje. Pero luego de un estudio pormenorizado de las parcelas, y un trabajo muy bueno con microvinificaciones en 2010 y 2011, seleccionaron al clon 169 (el más difundido en Mendoza) y al 337, que no tienen tanta potencia pero que aporta la fineza. Antes de cosechar se sacrifica el ala (una parte saliente del racimo) para lograr una mejor concentración natural de los granos. Es decir que el nivel de detalle ha ido más allá de las parcelas, hileras o plantas; ha llegado hasta los racimos. Y es en este vino donde más se percibe el trabajo de Pepe Galante. Por un lado porque la bodega no tenía un Cabernet Sauvignon que se le pudiera animar a los referentes de Burdeos o Napa. Y por el otro, por ser un varietal muy austero, serio, que habla poco pero dice mucho, y con un potencial de guarda de 20 años.

Pero Salentein es mucho más que sus vinos, sus viñedos y las personas, porque es uno de los puntos de mayor atracción turística del Valle de Uco durante todo el año. Con su Espacio Killka que cuenta con museo, wine shop, wine bar y un restaurante con vista panorámica a la Cordillera de los Andes.

Fabricio Portelli
Alimentó su pasión por el vino de manera cercana, recorriendo las regiones, conociendo a los responsables de los vinos. Estudió marketing, es sommelier y periodista especializado, pasando por revistas como argentinewines.com, Revista Joy y El Gourmet. Organizó las exposiciones "Vinos de Lujo" , primeras en mostrar los vinos de alta gama y estuvo en diversos espacios de TV por cable, junto al gran Miguel Brascó. Hizo Radio, produjo anuarios y guías. Fue jurado nacional e internacional en más de 20 concursos, algunos de ellos lo más relevantes y significativos de la vitivinicultura mundial: Decanter Worlds Awards RU; Concours mundial de Bruselas; Vinitaly, entre otros. Desde 2014 lanzó su propia web y App y colabora con Convivimos, la revista especializada de mayor tirada en el país. Experto en vinos de Terroir y altos de Gama.

También te puede interesar

Deja tu comentario