Buscar Noticias

Vinos pensados para papá

Vinos pensados para papá

Todos consideran que papá se merece un buen regalo en su día, y lograr sorprenderlo con un vino es más fácil de lo que parece. Porque el quid de la cuestión no está dentro de la botella sino en la intención. Para lograr el objetivo solo hay que dedicarle algo de tiempo, prestarle atención al vino e informarse un poco.

Una opción sería buscar un vino con su personalidad. Si es un tipo amable y bondadoso, un gran Malbec. Porque suelen ser generosos en su expresión frutal y con taninos dóciles, por más que se trate de ejemplares pensados para la guarda. Si es serio, de perfil bajo y muy correcto, un Cabernet Sauvignon sería el indicado. Porque es un vino que va de menor a mayor, al principio le cuesta lucirse en la copa, pero cuando se abre todos en la mesa caen a sus pies.

Si es una persona de carácter firme, puede ser un Tannat o un Petit Verdot, ambos de paladar consistente y que marcan su paso en cada trago. Pero si es un tipo más canchero y a la moda, el elegido podría ser un Cabernet Franc. Un vino que hoy está en su mejor momento porque propone la gracia de un Malbec con algo de la estructura de un Cabernet Sauvignon y una frescura propia que lo hace muy vivaz.

Otra variable de elección puede ser por el nombre, y buscar un vino que en su marca incluya el nombre del padre, o bien recurrir a esos vinos personalizados. La que nunca falla es esa botella que significa algo, ya sea de una cosecha que conmemore un año especial para papá, su marca favorita, el vino top de su bodega preferida, el vino de autor del enólogo que más disfruta, etc. También puede ser un estuche con utilidad, más allá de la apariencia, como por ejemplo uno que venga con dos copas o algún accesorio útil que no tenga.

Con dedicación se puede lograr que el valor percibido del regalo sea muy superior a su costo.

Si se te vino el día del padre encima el vino te puede salvar. Porque más allá de la diversidad que propone, bien elegido puede ser un regalo inolvidable. Como pocas cosas un buen vino tiene un valor percibido que se asocia más al que lo regala y al significado que al objeto en sí mismo. Además, con el paso del tiempo; siempre y cuando al vino le haga bien; el recuerdo agiganta el hecho. Por lo tanto, si aún no tenes un regalo para tu viejo, pasá por una vinoteca y dedicale un ratito, él se lo merece.

Acá van algunos tips y sugerencias que pueden servir para elegir mejor.

La novedad siempre es una buena excusa, pero hay que asegurarse que el vino dentro de la botella esté a la altura de las pretensiones insinuadas en la etiqueta. Claro que una nueva cosecha es un vino nuevo, pero quizás sea percibido como un viejo conocido. Por eso hay que apostar de lleno por las etiquetas totalmente nuevas.

Aunque haya muchos vinos nuevos en le mercado y es imposible que  papá esté al tanto de todos ellos, se puede optar por alguno que ya tenga un par de cosechas en las góndolas y que no haya probado nunca.

Algunas bodegas aprovechan la oportunidad para hacer sinergia con otras empresas y así llamar la atención de nuevos consumidores, por eso hay que estar atentos a los estuches o combinaciones creadas para la ocasión. También se puede ir por la más fácil y preguntar por la estuchería disponible, ya que hay muchos vinos que vienen preparados desde la bodega para regalo todo el año.

Cuando la novedad o el “complemento” no es preocupación, hay que apostar directamente por el vino. Si tu viejo es clásico podes sorprenderlo siempre con alguno de los tintos de estilo tradicional.

Hay veces que el origen del vino es el atributo elegido para sorprender. Se sabe que Mendoza produce el 70% de los vinos argentinos, y por lo tanto la oferta que llega desde esa provincia es abrumadora. Pero hoy los límites del vino se ampliaron y los terruños se multiplicaron, por lo tanto se pueden elegir vinos desde La Quebrada de Humahuaca en Jujuy hasta El Bolsón en Chubut, pasando por Córdoba, Tucumán, La Pampa o Chapadmalal, por nombrar las regiones más novedosas.

Y si el precio no es problema, no dudar y llevar alguno de los mejores vinos argentinos. Su descorche puede ser memorable, y eso no tiene precio.

Fabricio Portelli
Alimentó su pasión por el vino de manera cercana, recorriendo las regiones, conociendo a los responsables de los vinos. Estudió marketing, es sommelier y periodista especializado, pasando por revistas como argentinewines.com, Revista Joy y El Gourmet. Organizó las exposiciones "Vinos de Lujo" , primeras en mostrar los vinos de alta gama y estuvo en diversos espacios de TV por cable, junto al gran Miguel Brascó. Hizo Radio, produjo anuarios y guías. Fue jurado nacional e internacional en más de 20 concursos, algunos de ellos lo más relevantes y significativos de la vitivinicultura mundial: Decanter Worlds Awards RU; Concours mundial de Bruselas; Vinitaly, entre otros. Desde 2014 lanzó su propia web y App y colabora con Convivimos, la revista especializada de mayor tirada en el país. Experto en vinos de Terroir y altos de Gama.

También te puede interesar

Deja tu comentario