Buscar Noticias

El terruño es todo

El terruño es todo

La vid es una planta divina.  Pocas como ella para adaptarse a las condiciones más inusuales y butales.  Allí donde solo pueden vivir pajonales y cactus la vid se yergue orgullosa y da sus mágicos frutos.  De hecho, esos son los lugares que más nos gustan para plantarla.  Allí es donde se estresa, y de esa tensión vital surgen las mejores uvas.

Desde hace unos 3000 años que se elabora vino y ya las antiguas culturas como los babilonios y romanos sabían que la misma uva se daba diferente dependiendo del lugar en que estaba.  A medida que dominaban el cultivo y expandían sus fronteras, llevaban semillas y sarmientos que se adaptaban, mutaban y tomaban características diferentes a las del lugar de origen.  Así fueron entendiendo la importancia del terruño, a través de la prueba y el error.

Hoy, la técnica nos permite entender bastante más claramente la influencia de los suelos, el clima y el agua sobre el desarrollo de la vid.  Tantos años de trabajar la viña nos permiten pensar al terruño, o terroir,  como un conjunto de factores que definen y describen la región geográfica donde está emplazado el viñedo.  Cada terruño es único y da vinos únicos.

 

Factores del terruño

A la hora de definir el terroir no debemos atender a divisiones políticas sino a un conjunto de factores que se combinan de diferentes maneras:

  • Suelo: debemos tener en cuenta su composición (roca, arena, arcilla, etc), fertilidad, profundidad y, también, aspectos geográficos como la pendiente y altitud. Actualmente es uno de los temas de investigación más apasionantes y vertiginosos de la industria vitivinícola mundial.
  • Macroclima: condiciones regionales del lugar donde está plantado el viñedo como temperatura, lluvia y vientos.
  • Microclima: cada viñedo tiene su microclima por distintas razones. Algunos tienen menos horas de sol porque los tapa una montaña, otros son más densos y tienen una mayor temperatura que el promedio de la zona, otros están más ventilados o expuestos al viento, etc.
  • Agua: la ausencia o abundancia de lluvias o riego es una característica vital.
  • Biológico: una de las últimas líneas de investigación desarrolladas es el de los microorganismos que habitan el terruño y podrían definir el carácter del vino. También se lo conoce como microbioma.
  • Hombre: es uno de los más importantes porque los viñedos no existen en la naturaleza. Es el impulsor del desarrollo agrícola, es decir, del viñedo mismo y sus decisiones definen el terruño.  El hombre es el que decide qué plantar y cómo hacerlo.  Puede elegir en qué sentido plantar la viña, que varietal usar, cuando cosechar.

Ninguno de los puntos considerados líneas arriba debe ser minimizado.  La ausencia o modificación de cada uno de ellos cambiará totalmente el resultado final.  Por ejemplo, el calentamiento global está afectando gravemente a algunas zonas y permitiendo la aparición de nuevas zonas.

 

Terruños argentinos

Ahora que sabemos qué es, no sería acertado caer en generalizaciones.  Hablar de vino mendocino o sanjuanino sin considerar  los factores que venimos planteando sería imprudente.  Sin embargo, algunos esbozos a grandes rasgos podemos ir haciendo para luego, en notas posteriores, profundizar en ellos.

  • NOA: del noroeste argentino (Jujuy, Salta, La Rioja, Catamarca) salen vinos con gran carácter. El clima seco y las largas horas de exposición solar hacen que las uvas desarrollen pieles gruesas y eso nos dará mucho color y taninos

pack-norte            Pack-norte-II

            Pack Norte Argentino                           Pack Torrontés del Norte

  • San Juan: las zonas bajas de San Juan suelen dar vinos bastante maduros y asoleados, mientras que los nuevos valles de altura van describiendo un perfil de mayor acidez y ricas texturas.
  • Zona Este (Mendoza): la mayor zona productora de la provincia de donde suelen surgir vinos destinados al consumo masivo. Hay buena calidad general aunque su producción siempre tiende a granel.
  • Zona Norte (Mendoza): una zona relativamente baja con viñedos que dan vinos de poca acidez y color. Cuando no se enfocan en producir volumen pueden obtener muy interesantes Malbec y Bonarda.

                                               Pack-norte-mendozaPack Norte Mendocino

  • Zona Alta del Río Mendoza (Mendoza): las condiciones de suelo y clima son óptimas para cultivar variedades finas. De aquí surgen tintos con buen cuerpo y acidez natural, sobre todo en las zonas más altas.  Cuenta con viñedos prácticamente centenarios y son los grandes embajadores del Malbec.

Pack-Zona-Alta                     Pack-Zona-alta-2

   Pack Zona Alta Río Mendoza Premium                  Pack Zona Alta Río Mendoza

  • Valle de Uco (Mendoza): la gran amplitud térmica de la zona y el hecho de estar a mayor altura que el resto de las otras sub-regiones, hacen que los vinos provenientes del Valle de Uco sean de un color muy intenso, elegantes y de aromas florales en el Malbec. Hay zonas con notoria presencia de suelos calcáreos que le transmiten una textura especial al vino.

Pack-Valle-de-Uco                Pack-valle-de-uco-2

    Pack Valle de Uco Premium                              Pack Valle de Uco

  • Zona Sur (Mendoza): el clima afable de San Rafael y la baja altitud suelen dar vinos frutados y maduros.

Pack-Sur-Mendoza

Pack Sur Mendocino

  • Patagonia: los vientos patagónicos atraviesan los viñedos permitiendo una gran salubridad y el clima frío favorece varietales como el Pinot Noir y el Merlot. Hay una buena acidez natural y la uva madura lentamente.

Pack-patagonico     Pack-patagonia-2  Pack-patagonia-3

          Pack Patagónico                 Pack Patagónico II           Pack Burbujas Patagónicas

En un país como el nuestro donde la región vitivinícola acompaña a los Andes a lo largo de 1700 kilómetros no se puede hablar de un único terruño.  Dentro de cada zona señalada anteriormente podemos reconocer decenas de microterruños para descubrir: Gualtallary, Altamira, Cafayate, Valle de Pedernal, El Cepillo, Chacayes y un etcétera que terminará donde queramos cortar nuestra búsqueda.   Es la gran maravilla de nuestros vinos: la diversidad.

Ariel Rodriguez
Provengo del mundo de las letras, pero siempre me definí como un entusiasta del vino. Fui aprendiendo poco a poco sobre el noble brebaje, escuchando a otros, leyendo libros, asistiendo a degustaciones, etc. y se me ocurrió la idea de comunicar sobre lo que me gustaba. Mi blog se convirtió en un espacio de crítica libre, un hobby para despuntar el vicio de la escritura, hablar sobre lo que bebo y mil reflexiones más que se me ocurren sobre el mundo del vino argentino. La ausencia de vínculos comerciales, me permite una voz libre y sincera de la que quiero hacerlos parte.

También te puede interesar

1 Comment

  • Manuel 28 abril, 2017 14:18

    Me parece un artículo muy interesante.
    Aquí en mi zona, también apostamos y le damos mucho valor al terruño, además es que es una zona con mucha historia y mucha cultura del vino, con vinos muy buenos http://utielrequena.org/tierra-y-clima-vinos-utiel-requena/ es esta, Utiel Requena y de verdad, que creo que hay cosas en común…

Deja tu comentario